miércoles, 13 de mayo de 2009

Me gustan los días de lluvia

No ha sido siempre así, pero hoy nadie me saca la certeza de que este niño tiene que ver con la lluvia.
Recuerdo que los días de reposo luego de la transferencia fueron regados por el cielo, una y otra vez. El sueño me derribaba, así que la lluvia acunaba mis sueños dorados.

Luego, el día que me enteré que el flaco se había acovachado en mi vientre era un domingo alrededor de las seis o siete de la mañana. Con el evatest en la mano y sin poder creer lo que veía, miraba una y otra vez por la ventana y se mojaban mis ojos al ver caer una lluvia copiosa, fresca y cristalina. En aquel momento pensé que no olvidaría jamás esa imagen de diluvio fértil.
Los días que siguieron la lluvia me regalaba la virtud de seguir a mi lado. Miraba el cielo y sentía que aquel instante mágico de su llegada se prolongaba.

No todos los momentos fueron gratos, pues la noche del episodio más brutal de pérdidas que me hubiera imaginado, llovía torrencialmente. Lo recuerdo como uno de los viajes en auto más tristes y atemorizados que he tenido. Aunque reconozco haber sostenido un mínimo hilo de esperanza al sentir que si llovía mi bebé estaría con vida. Y así fue. Una vez más la lluvia me anunciaba su presencia.
Hubo otros días de lluvia en estos meses y cada gota me recuerda que mi hijo se prepara para conocernos.

Por las noches cuando despierto y escucho la fuerza de las gotas, vuelvo a cerrar los ojos tranquila de saber que mi hijo es tan fuerte como esa lluvia.
Hoy el frío y el agua me hacen feliz como una playa paradisíaca.

9 comentarios:

Iris de Brito dijo...

Vamos por la semana 26 no es cierto? Es que me he perdido con el tiempo... pero si son 26 ya casi, casi, que no falta nada!! Esta tîa virtual rezará cada minuto por el flaco ese!! Ahh pero esperate que le veamos la cara!!
Hummm

Zeta dijo...

Iris,

27.3 semanas exactamente!!!
El flaco avanza!

Besos

Anónimo dijo...

Que llueva!!! Que llueva!!! las 10 semanas que faltan...

Cada dia... y semana que pasa... te siento mas cerca, sobrino... y eso me pone feliz!!!!

Con los ojos llenos de lagrimas (de felicidad) te digo... fuerzaaaaaaaa!!!!... que ya falta menos

Te quiero

Tu tia VANE

Anónimo dijo...

Hola Zeta, hacía varios dias que no entraba.
Que bueno que hayan llegado a la semana 27!!!! (coma 3 que siempre es importante!)
Como ya te he dicho ese flacucho es un GUERRERO!!!!!!

Besos

Anónimo dijo...

Me olvide de firmar, soy Infanta

Florencia dijo...

Que post taaan lindo Zeta, y que felicidad que el flaco esté creciendo tan bien, tan sanito, me alegro un montón!!!.

Por acá hemos recibido una hermosa noticia, estoy embarazada!!. Ahora solo resta manejar los miedos (que no son pocos), esperar a la bendita primera eco y encomendarme para que este embarazo tan deseado prospere.

Les mando un beso enorme!!

madre hay una sola dijo...

COn frío y lluvia es más lindo quedarse en casa abajo de la frazada, calentita, sintiendo crecer al bebé y sintiendo cómo lo cuidás. Ahora aunque no se me seque la ropa me voy a poner contenta cuando llueva.

Zeta dijo...

Gracias chicas!

Y sí es un guerrero... de la lluvia! jajaj

Florencia,
Felicitaciones!! Me alegro mucho por ustedes!

Besos.

madre hay una sola dijo...

Hola Z, pasaba a saludar nomás. Besos.