lunes, 21 de septiembre de 2009

Y dale con el quirófano

La gente normal suele bautizar a sus hijos. Les dona, en esa ceremonia, cierta pertenencia; a una religión, a un apellido, un linaje, etc. Nosotros hemos evidenciado cierta atracción por los quirófanos. Por ello y porque ni locos le negamos algo al niño, arreglamos todo para que Fede no se privara de tamaña experiencia. De paso quedaba bautizado y se salvaba del limbo pronto. Matábamos varios pájaros de un tiro. Eso siempre es tentador.

Tanto el pediatra como un doctor con oportuno apellido Cuervo coincidían en que tenía una hernia inguinal, que según nos explicaron con dibujito y todo, era una bomba de tiempo. Podía estallar ya, o no hacerlo nunca. Qué prefieren, nos pregunto. Esperar a ver si explota o quitarle la mecha con pólvora y todo. Decisiones simples que uno enfrenta en la vida. Seis días después estábamos internando al enano.

El bautismo duró mas o menos una hora. Fede solito en el quirófano, mientras la que explotaba era la madre. Cuando se lo llevaron, ella lloró como si la guerra lo esperara. Tal vez se confundió por los atuendos verdes. En esas circunstancias uno no distingue a Rambo de Poncharello.
Cuando el médico apareció sonriente por la puerta del ascensor que venía de Vietnam, la flamante madre volvió a respirar. Todo había salido bien. Las armas estaban siendo depuestas. Pero como toda guerra, no se termina de un momento al otro. Fue necesario que Fede durmiera en la madriguera de neo una noche. Una sensación horrible de que el tiempo había vuelto atrás como a quien le toca “retrocede veinte casilleros” en el juego de la oca. La madre había explotado y las esquirlas alcanzaron a enfermeras varias, de las que todo le molestaba.
Éstas locas vestidas de blanco le quitaban la soberanía sobre el pichón. Que dame más leche, que sáquenle el suero, que tiene la batita toda mojada, que estos pañales baratos están hechos con las bolsas del súper y le irritan la colita, etc. Fastidios varios que las enfermeras soportaban. Algunas estoicas, otras más o menos.

Al día siguiente, Fede volvió a casa con una venda en la ingle y otra en las bolas. Heridas de combate, que va a ser. Se hizo hombre nomás. Con todo esto, tal vez me abandona antes. Y bueh… Después de todo, el destino de las madres es ser abandonadas, así que para qué dilatar las cosas.

Ah... me olvidaba un detalle. El día que lo operaron, llovía. A cántaros.

11 comentarios:

Virgin dijo...

ay nena!!!
este Fede. Viste que dicen que las hernias inguinales son lo más común que hay, pero que mierda, imagino tus nervios, ansiedades, tus caminatas en esa hora eterna de espera. Bueno ojalá, con este paso, esté bautizado, comulgado y confirmado, que joder!!!
Me alegro que todo haya sido esto nada más, y como anda de los puntos?

maju38 dijo...

me alegra que todo este bien... pero ya te dije, no somos ni seremos mamás normales... mimos al enanooo

Iris de Brito dijo...

Magistralmente escrito, mujer!! Un abrazo y otro al Hombre, así con mayúscula!

Karina00 dijo...

oia, que noticias... no tenés descanso vos, che!

Me alegro mucho que haya salido todo bien y que ya tengas al baby en casa.

Muy buena tu forma de contarlo, como siempre excelente forma de transmitir todo.

Besos y que se termine de mejorar prontito ese bebé!

Mariela dijo...

Un beso para Fede, que mejore prontito!!!

Se hizo hombre carajo!! jaja, y la mamá un tocaso más mamá!

Besos

Pilot dijo...

Querida amiga: no sé si Fede se hizo hombre, pero con las que estás pasando vos seguro.
Viste que te estás moldeando madre cada día a pesar de tus temores, la vida te lleva a eso.
Gracias por contarnos después de que todo pasó y salió bien.
Y el bautismo cómo fué???????

Flor dijo...

Pero qué momento che!!! Bueno, veo que Fede ya tiene su herida de guerra y la madre ha salido victoriosa de una prueba más trae aparejada la maternidad. Qué le vamos a hacer... me alegra que haya salido todo bien!
Abrazo!

Maydi dijo...

hoy llueve y tuve ganas de pasar por tu blog no sabía porque, y leo esto del detalle climático el día que operaron a tu hombrecito, llovía a cántaros.. que fuerte!
Mucha suerte.

Viviana y Sofia dijo...

ay, Dios, que parto la espera!!!

pero bueno, ya esta, ya no van a estar pensando en la mendiga hernia.

besos desde cancun

Silvia GF dijo...

Naty, que bueno que pudiste exteriorizar todo lo pasado durante el embarazo.
Como siempre, maravillosa tu frescura y tu ritmo poetico-literario. Ahora puedo leerte, antes escucharte, pero me sigo deleitando con tu escritura, sos una reina!!!
Maravilloso Fede, saber que estan bien me alegra el alma.
Un beso y te dejo algo para ver si sacas quien soy jajaja ... ... ... ... (a que ya sabes!!!) jajaja

Zeta dijo...

Jajaj Silvia, sé perfectamente quién sos!!! Imposible confundirte. Se te extraña los sábados, volvé!!!

Besos